Free shipping to Puerto Rico & USA.
0 Cart
Added to Cart
    You have items in your cart
    You have 1 item in your cart
    Total

    ūüĖč

    Cómo empezó esto

    Cómo empezó esto

    Cuando ten√≠a¬†m√°ximo 10 a√Īos, en uno de esos d√≠as de verano que mami me dejaba a m√≠ y a mis hermanos en casa de mi abuela paterna, que tambi√©n era nuestra vecina, Abuela Carm√≠n cogi√≥ un paper clip, lo abri√≥ y cre√≥ una barrera alrededor de la aguja de su m√°quina para ense√Īarme a coser.¬†

    Mi memoria es mal√≠sima, as√≠ que no recuerdo muchos detalles (no s√© ni qu√© edad ten√≠a), solo tengo momentos, que puede que hayan pasado todos en un mismo d√≠a o durante a√Īos. Recuerdo ella poniendo ese alambre para que no metiera el¬†dedo debajo de la aguja, ella ense√Ī√°ndome a enhebrar la m√°quina, ella usando su¬†Merrow industrial que estaba off-limits para m√≠, ayudarla a planchar con una bolsa de papel sobre la tela, el el√°stico que ten√≠a alrededor de¬†su m√°quina para poner los alfileres mientras cos√≠a, la gaveta llena de patones, la canasta con retazos.¬†

    En la escuela, cuando cog√≠¬†una clase de econom√≠a dom√©stica y nos pusieron a coser, ve√≠a a mis compa√Īeros frustrados, y para m√≠, demasiado f√°cil; ya me sent√≠a c√≥moda en la m√°quina o con la aguja en mano.

    La verdad es que la costura est√° en mi herencia de sangre. Una de las hermanas de mi abuela, titi Sani, ten√≠a un taller de cortinas. Mi titi Mary, hermana de papi, tambi√©n cos√≠a cortinas en su taller. En un momento, papi estuvo a punto de crear una f√°brica de zapatillas de ballet (mi pasi√≥n por muchos a√Īos). No s√© si en las generaciones antes de mi abuela hab√≠an costureras, pero no lo dudo.¬†

    Abuela ha cosido toda la vida. Trabajó décadas en la fábrica Playtex en Dorado. Cosió el traje de bodas de mami, mis tías y una de mis primas. Sin contar los trajes de graduaciones, cortinas, carteras y sabanitas que ha cosido para sus hijas, nietos y sobrinas.

    A veces, cuando estaba en escuela elemental, Abuelo Ché nos llevaba a la escuela, así que primero pasábamos por la fábrica, donde abuela se bajaba del Oldsmobile blanco, termo y lonchera en mano, a pasar el día entero cosiendo ropa interior.

    De vez en cuando, ella llegaba a casa con brasieres y panties que estaban "damaged" y que iban directo al zafacón en la fábrica. Nunca encontraba la falla, estaban perfectos.

    Brassieres que me dió abuela. Creo que son de la fábrica de Playtex.


    El a√Īo pasado, cuando fui a celebrar el cumplea√Īos #85 de Abuela Carm√≠n, me di√≥ dos bolsas llenas de el√°sticos y materiales que hab√≠a guardado de sus d√≠as en la f√°brica. Realmente no creo que los use, y probablemente termine hoarding esos materiales, igual que ella hizo todos estos a√Īos, pero no pod√≠a decirle que no a yardas de el√°stico blanco con manchas amarillas por la humedad y el tiempo, straps y cerraduras de brassiere.

    Abuela Carmín y Abuelo Ché. 15 de septiembre de 2019.


    Ese d√≠a, tambi√©n rebusqu√© entre sus gavetas de patrones y me dijo que me llevara lo que quisiera, que ya ella no los usa. Ah√≠ estaban los patrones que us√≥ para trajes de bodas,¬†de graduaciones, de primera comuni√≥n; las batitas y camisas que se ha hecho no s√© cu√°ntas veces. Rebusqu√© y me llev√© solo los que eran m√°s o menos mi tama√Īo. No quer√≠a abusar; por m√≠ me los llevaba todos.¬†

    Patrones que cogí de la gaveta de abuela.


    Cuando empec√© la universidad en el 2007, me compr√© una m√°quina Singer de $60 en Walmart. Para lo √ļnico que la us√© por a√Īos fue para alterar mi ropa. Era experta convirtiendo mahones en skinny jeans cuando todav√≠a no se consegu√≠an, convirtiendo pantalones en shorts, y camisas en crop tops. No le ten√≠a miedo a darle un tijerazo a cualquier pieza, a veces 10 minutos antes de salir, mientras la¬† ten√≠a puesta (todav√≠a lo hago).

    Durante mis a√Īos¬†en¬† la UPI¬†me mud√© como cinco veces y cada vez iba escondiendo¬†la m√°quina m√°s y m√°s en closet. Realmente no sab√≠a coser. Las veces que la usaba sent√≠a m√°s frustraci√≥n que satisfacci√≥n. Nunca hice una pieza from scratch y eventualmente se me olvid√≥ que la ten√≠a.¬†

    A√Īos despu√©s, en medio de una crisis existencial a mis veintipico de a√Īos, le saqu√© el polvo y le cambi√© la aguja. En ese tiempo me sent√≠a stuck en mi rutina. Llegaba tarde a casa a cocinar y acostarme a dormir. Todos los d√≠as: de casa al trabajo, del trabajo a casa; con el jangueo innecesario y¬†excesivo entre medio.¬†

    Llevaba semanas, sino meses, buscando un hobby, porque necesitaba un creative outlet. Leí no sé cuántas listas de ideas de cosas que podía aprender. Finalmente, decidí que quería coser; ya tenía la máquina y sabía lo básico. Solo que me sentaba frente a ella y no tenía puta idea de qué hacer.

    Un d√≠a mi novio me ense√Īa una chica de Instagram¬†que se dedicaba a coser bralettes. Mientras ve√≠a su p√°gina, llena de fotos de ella misma modelando el mismo estilo que hac√≠a en 20 diferentes telas, dije ‚Äúeso lo hago yo‚ÄĚ. Sent√≠ un click que me llev√≥ directo a ese d√≠a dejando a abuela al frente de la f√°brica. Me emocion√© y al instante ya sab√≠a que no hab√≠a vuelta¬†atr√°s. Iba a aprender a coser ropa interior. Y entonces ca√≠ en el rabbit hole.

    Eso¬†fue hace cuatro a√Īos. Compr√© libros, vi cuanto tutorial encontr√© en YouTube, compr√© tela barata en Capri y unos cuantos patrones, y empec√© a coser.¬†

    Mi primer intento.


    Me tard√© a√Īos en entender el tipo de tela, el√°stico e hilos que ten√≠a que usar para hacer algo que funcionara. Mientas inventaba, fui aprendiendo qu√© estilo me gustaba m√°s; terciopelo, encajes, jersey y malla el√°stica. Negro o blanco. A veces rojo.¬†

    Mi m√°quina Singer de los 1950s. La consegu√≠ en la tienda de antig√ľedad Cosas de Ayer y Hoy en Guaynabo.


    Me compr√© una Singer de los 1950s y mi novio me regal√≥ una Singer con touchscreen esas navidades (¬Ņo fue mi cumplea√Īos?). Me compr√© una serger. Compr√© hilo 100% poli√©ster, hilo el√°stico, bra slides, hooks and eyes.

    Después me compré una coverstitch, más hilo, más tela, más alfileres. 

    Aprendí a coser las telas más difíciles de manejar antes de comprar una yarda de lino o algodón. Se me iban las horas cosiendo; es como un trance una vez tienes la tela cortada. 

    Al menos el 80% de mi gaveta de ropa interior son cosas que yo hice, mayormente experimentos fallidos que comoquiera me pongo. Y me encanta.

    Bien rápido aprendí que si algo me estaba saliendo mal o tenía que descoser, era hora de coger un break. 

    Me gusta aprender haciendo. As√≠ fue que aprend√≠ a hacer lo que hago en mi¬†day¬†job.¬†No me gusta pedir ayuda, para bien o para mal. No es que no tenga de¬†qui√©n aprender, pero soy de las que sabe que todo est√°¬†a ley de una b√ļsqueda en¬†Google.

    Es m√°s, en estos cuatro a√Īos que llevo aprendiendo a coser, no le he pedido ayuda a mi abuela ni una vez. Mi abuela. La que pas√≥ d√©cadas cosiendo en una f√°brica de ropa interior.

    Comoquiera ella es mi fan #1. Siempre que me ve me dice "est√°s hecha una costurera, ¬Ņest√°s vendiendo?"; "no vendo na" le contesto yo. Es mi fan #1. La que comparte todos mis posts.

    Screenshots de los shares de abuela. ūüĖ§


    Ella, mi motivación #1, aunque no lo sepa. 

    A finales del 2018, hice unos cuantos estilos con los que me sentía cómoda, saqué mi cámara, compré un dominio y abrí mi tienda, sin saber lo que estaba haciendo. Todavía no sé lo que estoy haciendo. Los otros días una amiga me dijo que le hiciera un video tutorial porque ya no recordaba cómo coser y mi contestación fue "ni yo sé lo que estoy haciendo".

    El post que hice para lanzar mi tienda. Lo pensé demasiado antes de publicar.


    La realidad es que esta es mi terapia. Gasto mucho más dinero en telas y materiales que lo que vendo, pero no me importa. 

    Dudo que llegue un momento donde viva de esto, por más que me guste encerrarme un sábado en mi cuarto de coser a inventar aunque tenga cero órdenes.

    No me lo tomo muy en serio. Las veces que lo hago, termino bloquéandome y dejando de coser por semanas. Tal vez es el miedo. 

    Por ahora sigo aprendiendo e inventando. 

    ‚úĆÔłŹ